llafranc-girona-costa-brava

Llafranc

Llafranc, todo el encanto de un pueblecito de pescadores

Llafranc es un pintoresco pueblecito marinero situado en el corazón de la Costa Brava.

A medida que se vaya acercando al núcleo urbano verá que está situada sobre una costa rocosa.

Pertenece al municipio de Palafrugell y junto con Calella y Tamariu son los tres núcleos de este municipio que miran a la costa.


Llafranc: tradición y modernidad en un mismo lugar

Le va a gustar porque hoy en día, Llafranc sigue conservando el encanto de pueblo de pescadores de los de antes que llegara el turismo a la zona.

Aquí encontrará las típicas pequeñas calas, casas de pescadores, grandes acantilados y pinos hasta la misma línea de mar.

Ante tal belleza no es de extrañar que desde hace más de 50 años artistas, actores, escritores y personajes destacados lo hayan escogido como destino donde encontrar inspiración, calma y tranquilidad.

Sin duda Llafranc es el lugar perfecto para sus vacaciones en familia y para el descanso, con el valor añadido de tener todos los servicios al alcance.


La playa y sus calas

Su playa - galardonada con la bandera azul - está junto al núcleo urbano, separado sólo por el paseo marítimo.

Verá que está protegida por una bahía, su arena es de grano medio, y es muy apreciada por la calidad de sus aguas y servicios, con una pendiente de entrada al mar poco pronunciada, por lo que es ideal para ir con niños.

Otro punto a tener en cuenta es que dispone de rampas de acceso para personas con silla de ruedas o de movilidad reducida.


Descubra los más bellos rincones

Hay tanto por ver en Llafranc y sus alrededores..

Desde la playa puede hacer a pie a una de las diferentes rutas del camino de Ronda, pasando por las diferentes calas de Calella de Palafrugell, hasta llegar a la playa del Golfet.

Muy recomendable también es la excursión en barco por las calas de Llafranc y Tamariu (con visita incluida a algunas de sus misteriosas grutas).

Además desde esta zona puede darse un paseo hasta la cima de uno de dos acantilados y llegarse al Far de Sant Sebastià - todo un lujo -


El Far de San Sebastià

Situado a 169 metros sobre el acantilado, es el más alto y más potente del litoral catalán, con una historia de más de 150 años. Es un magnífico mirador a las playas de Llafranc, Tamariu y Calella de Palafrugell.

Desde aquí, puede ver al norte del cabo de Sant Sebastià, - entre Tamariu y Llafranc - una pequeña cala conocida como “del Gens o del Cau


Un paraíso para los submarinistas

Muy cerca del cap de Sant Sebastià se encuentran tres montañas sumergidas denominadas “Els Ullastres”.

Por suerte este punto se ha preservado de la degradación que poco a poco ha ido eliminando estos enclaves de singular belleza de nuestras costas.

Está considerado como uno de los mejores lugares de inmersión de toda la costa Mediterránea.


Tiempo de ocio, patrimonio histórico y fiestas

En Llafranc y sus alrededores podrá disfrutar del mar, de los deportes acuáticos, descubrir en bicicleta los caminos rurales alejados de las vías de comunicación, hacer rutas a caballo, practicar deportes de aventura, o trasladarse a alguno de los campos de golf, y de tiro con arco más cercanos. Si quiere no hay tiempo para aburrirse...

También le gustará conocer su gran riqueza cultural. Recorra las torres de vigía del municipio, realice la ruta de los Americanos, visite su Poblado Ibérico, y participe de sus fiestas, ferias y mercados.


Gastronomía de alto nivel

Rodeado de tal belleza podrá vivir en Llafranc experiencias gastronómicas de igual envergadura.

Y como no podemos enumerarlos todos destacamos dos de sus restaurantes:

Situado en el emblemático Far de Sant Sebastià y de la mano del grupo Nomo un lugar único para que  disfrute de comida japonesa, en verano después de cenar tome una copa en la zona del chill out.

No podrá olvidar las vistas desde la terraza el Restaurante Casamar (dentro del hotel Casamar) que cuenta con una estrella Michelín


El encanto indiscutible de la Costa Brava

La costa Brava es famosa por sus idílicas y apartadas bahías y playas, por sus imponentes paisajes costeros, sus tradicionales localidades pesqueras, es reconocida en todo el planeta por sus cocineros y por su gastronomía, su patrimonio histórico y cultural que se remonta a los antiguos griegos y romanos.

Esta zona ha inspirado a algunos de los mejores artistas de todos los tiempos, como Dalí, Picasso y Miró.

Propiedades